Noticias recientes

Categorías

“Sin una capacitación profesional eficaz y productiva, es imposible conseguir las relevantes metas que el movimiento del turismo produce. Conocimiento y experiencia, unidos a como saber trasmitirlos, es la fórmula ideal para conseguir la gestión óptima del desarrollo turístico.”

 

 DE UN SUEÑO A UNA REALIDAD

“Expresamos nuestra voluntad de promover un orden turístico mundial responsable, equitativo y sostenible, en beneficio mutuo de todos los sectores de la sociedad y de su entorno de economía, internacional abierta y liberalizada.” (Preámbulo del Código Ético Mundial para el Turismo, de la Organización Mundial del Turismo. OMT).

 

Por. Antonio-Pedro Tejera Reyes*

 

UNOS ELOGIABLES ANTECEDENTES

Conocimos a Sixtilio Dalmau Castañón, hace muchos años como representante de la Organización Mundial del Turismo para América. Este memorable personaje sería el faro que iluminaría nuestros conocimientos sobre este país andino, algo que le llevaba a hablar de su país y sus posibilidades ante el desarrollo imparable del movimiento turístico mundial, con el frío cálculo de una de las personas, cuyo ámbito de conocimientos y experiencias desbordaban los límites de Perú.

Esto convirtió a Sixtilio Dalmau, en el hombre que más sabía de turismo en su país – largamente reconocido por instituciones y personas de Perú – con una proyección mundial amplia trayectoria que, a nosotros en particular, nos llevaría a recordar sus palabras y consejos públicamente, continuamente, en el seno del Consejo de Educación de la citada Organización Mundial del Turismo.

Sixtilio Dalmau era un sabio, y como tal descubrió que no habría un turismo de calidad y excelencia en el mundo si no había una eficaz capacitación. Ahí dirigió sus pasos y su permanente sostenible lucha por conseguir instalar en su país un centro de formación con carácter internacional, donde se pudiese estudiar de forma precisa y eficaz, toda una labor que fuese vital para conseguir colocar al movimiento del turismo como un símbolo de la convivencia humana necesaria para propagar la paz por el mundo entero.

Horas interminables pasamos en una larga velada en República Dominicana, en un mano a mano con Sixtilio Dalmau, donde conocimos su lucha, que parecía interminable, por conseguir la clasificación de su “Cordon Bleu” como una universidad, en la ciudad de Lima.

Una historia, unos principios, unos conocimientos que hace mucha falta saber aprovecharlos para desarrollar debidamente el turismo en un país, hasta conseguir con ello su cenit en nivel cultural y socio-económico… en su calidad de vida.

Lee la nota completa aquí: http://www.turistamagazine.com/v2/?p=41906